Hablemos de talleres literarios creativos y de algo más. Un escritor escribe y evoluciona en una sociedad que es su referencia vital y creativa. Pero en tiempos de globalización de la producción literaria, los resortes que mueven a los escritores son otros. Tienen que ser otros.

 
Así lo han visto los promotores de una idea de negocio emprendedora, Relee, un taller literario que es al mismo tiempo una editorial. Relee busca que los autores noveles que se inscriben en sus talleres estén acompañados en todo momento por la comunidad de escritores y lectores que forman sus talleres de lectura. Se trata de una fórmula de retroalimentación que puede ser fundamental en el reconocimiento de los autores.
 
Promotores
 
Los promotores de esta idea emprendedora de talleres literarios creativos son Isabel Cañelles, Eloy Tizón y Mariano Bastarech, este último asesor del desarrollo de negocio y consultor estratégico.
 
Uno de los objetivos de la editorial es publicar al menos cinco títulos al año de autores salidos de los talleres de creación de escritores que se hayan formado en Relee. 
 
El modelo de negocio de Relee incluye un servicio de suscripciones que contará con un envío de publicaciones a cambio de una serie de ventajas dentro de los servicios de atención y como pago de una cuota anual. Los emprendedores de Relee quieren que esa sea una de las formas de implicación para con el proyecto de empresas asociadas.
 
En Relee, en cualquier caso, son conscientes de que la calidad literaria no es uno de los motores de este negocio que se mueve sobre principios de oportunidad, tendencias y modas creativas. El futuro de esta idea de negocio se orienta a abrir el proyecto al mundo con talleres de creación literaria online que conecten a alumnos de todo el mundo bajo la plataforma de enseñanza de las artes literarias de Relee.