almacen4

La comodidad de acudir al supermercado y escoger un producto de entre los que se encuentran en el lineal es una tarea tan sencilla que pocas veces pensamos en el proceso que desarrollan numerosos agentes para posibilitar este trabajo al consumidor final. Desde la compra de materia prima para la elaboración de los productos hasta la distribución de los mismos, los proveedores de alimentos juegan un papel fundamental   para hacer llegar todo lo demandado a cada punto de venta y en el momento oportuno.

 

Lo que hace décadas parecía estar delimitado por competencias claras como quién es el agricultor, quién el asentador (figura intermediaria entre el agricultor y el punto de venta de frutas y verduras, generalmente el mercado de abastos), y quién es el tendero, hoy ha sufrido cambios significativos y sustanciales en todos los sentidos. El proceso se ha ido modificando a lo largo de los años hasta convertirse en una compleja cadena en la que todos los agentes que intervienen son imprescindibles para poder seguir ofreciendo las comodidades con las que contamos los consumidores finales.

La concentración de los actores implicados en llevar alimentos a los mercados es hoy una realidad que ha transformado la industria alimentaria. Pocas pero muy poderosas empresas mayorista alimentacion son los agentes económicos que concentran cada día más a fabricantes y distribuidores en sus manos. Las grandes corporaciones alimentarias internacionales son dueñas de toda la cadena de principio a fin. Incluyen Non Food, ropa, calzado, menaje y hasta combustible.

Pero aún subsisten y continúan desarrollando su papel los pequeños distribuidores de alimentacion. Son el nexo de unión entre fabricantes y lugares de aprovisionamiento que no han caído en la red todopoderosa de las cadenas de alimentación presentes en Estados Unidos  y/o Europa y que fueron los responsables de hacer desaparecer millones de modestas tiendas de barrio. Ellos formaban parte del tejido económico y social a su escala correspondiente.

Y como dueños y señores que son marcando lo que debemos tener en nuestras despensas, estos proveedores de alimentos, una vez que disponen del 90% del mercado de consumo alimentario y nos acostumbraron a comprar en grandes superficies, ahora nos vuelven a ofrecer las tiendas de barrio. Pero ya no son del vecino del 5º. Y es que las grandes superficies ofrecen multitud de ventajas pero también inconvenientes, por lo que los comercios modestos siguen teniendo cabida en el mercado aunque a pequeña escala.