La versatilidad y practicidad de un producto acompañado de un excelente retorno de la inversión, muchas veces hacen que el mismo se popularice y crezca en su utilización. Creemos que este es el caso de las tarjetas plásticas y las tarjetas de PVC que han tenido un gran crecimiento mediante aplicaciones nuevas y originales.

Las tarjetas fabricadas en PVC, tienen la ventaja sobre la tradicional tarjeta en cartulina, que es muy resistente y duradera y además tiene una capa adicional laminada brillante lo que asegura un tiempo de utilización prolongado y que su estampado sea invulnerable.

Las posibilidades de impresión también superan a las tarjetas convencionales. Por ejemplo, la impresión de hologramas de seguridad estándar o personalizada permite usos relacionados con la identificación del portador que otro sistema no ofrece.

La fidelización de los clientes y la promoción del negocio, un tema clave en marketing, es uno de los espacios en los que más se ha expandido la tarjeta de PVC. La utilización en los más variados rubros, desde bares ambientados a la moda, pasando por peluquerías, siguiendo por casinos, descuentos especiales en farmacias, abonados a cines son todos usuarios de las tarjetas de PVC poniéndoles su respectivo toque de distinción.

La identificación personal es otro uso frecuente que le dan las empresas a la tarjeta de PVC, logrando con esto ordenar y mejorar la seguridad de su negocio a un costo muy bajo.

También un uso que está ganando terreno, es el de incluir en las tarjetas, códigos de barras o códigos QR, que pueden ser leídos rápidamente y en forma sencilla en los comercios interesados en promocionar ventas especiales o productos en oferta.

Por medio de este sistema, el negocio con una baja inversión, ya que las exigencias de cantidad de tarjetas a imprimir por parte de las imprentas especializadas es pequeña, puede distribuir a través de creativos sistemas de marketing, tarjetas que permiten al poseedor beneficios especiales en sus compras.

En forma similar, en los obsequios comprados en un negocio interesado en expandir su número de clientes, adiciona al mismo una tarjeta plástica con un contenido que atraiga a la persona que lo recibe para hacer las compras de futuros regalos que necesite realizar en su entorno de amistades.

En fin, una infinita gama de posibilidades son las que proponen las tarjetas de PVC, a las cuales lo único que se debe agregar son ingeniosos y creativos mecanismos de promoción para utilizarlas como medio de promoción de ventas.