varios iPhone

La actualidad de las empresas no solo está relacionada con sus márgenes de beneficio, contrataciones o con las adquisiciones que realizan de otras firmas que les puedan beneficiar. El día a día en una corporación es mucho más complicado de lo que se pueda imaginar. Y lo podemos ver con claridad en la larga disputa que ha mantenido Apple con el FBI en Estados Unidos. Después de muchas idas y venidas, el gobierno ha logrado su objetivo pasando por encima de la empresa creadora del iPhone. ¿Pero cómo reacciona a eso una gran empresa?

 

Cuando la autoridad lo es todo

Os resumimos la historia por si no la habéis leído en los periódicos. El FBI quería obtener datos privados del iPhone de un terrorista y el móvil de Apple está tan bien protegido que ni la propia Apple tiene la oportunidad de acceder a esos datos. Pero Apple podría haberlo logrado creando una nueva versión de su sistema operativo iOS. La empresa se negó, tanto para no gastar tiempo en eso como para no ir en contra de su compromiso con los usuarios.

Apple se compromete a que los datos de todos sus dispositivos serán privados ahora y siempre, por mucho que esos usuarios no se lo merezcan. Si hicieran una excepción, ¿quién diría que mañana no se pueda hacer otra por diferentes motivos? Apple prefería ser tajante y no hacer excepciones. Pero el FBI finalmente ha logrado saltarse las defensas por su parte y ya tiene acceso a los datos. Es el comienzo del fin.

Un precedente preocupante

¿Cómo se reacciona a esto desde la empresa que ha visto vulnerados sus derechos? Apple no se ha pronunciado oficialmente al respecto, pero es posible que inicie algún tipo de campaña para dejar claro que esto que ha hecho el FBI no ha sido correcto. Los usuarios podrían perder credibilidad en el móvil de Apple y esto llevar a una reducción de ventas. Al mismo tiempo, desde las instancias del FBI ya han dicho que tienen muchos iPhone guardados que ahora quieren investigar a la vista de que ya no hay ningún tipo de seguridad infranqueable.

Para los usuarios es un síntoma de preocupación, algo que les ha hecho pensar en que el mundo no es tan privado como debería ser. Y Apple, como empresa, se encuentra en una encrucijada. ¿Quién tiene razón en este polémico debate sobre privacidad y seguridad?