El Hatillo

Las tiendas de productos artesanos online que se dedican la promoción de artículos naturales y ofrecen sus creaciones para poner en valor las realizaciones del medio rural. Muchas trabajan con pequeñas producciones, un número limitado de artesanos o productores de alimentos y en ocasiones también de localidades de donde recogen productos de kilómetro cero para llevarlos a cualquier parte del mundo.

    

Y así es como funciona El Hatillo, un proyecto emprendedor de dos jóvenes, Ana Iglesias y Fernando Álvarez, que han puesto al alcance de un público de ciudad poco habituado a lo que ofrece el medio rural, toda una serie de productos artesanos.

Tres pueblos

En concreto, los de Calera de León, en Badajoz, los de Quintanar del Rey, en la provincia de Cuenca, y los de Villacañas, de la de Toledo. Los promotores de esta idea de negocio son dos doctores en informática naturales de Villacañas y de Calera, que vieron la oportunidad de poner en valor los productos de sus pueblos y, de paso, mejorar la economía de la zona a la que Internet todavía no le ha dado oportunidades. Hasta ahora.

La estrategia de negocio es abrir canales de ventas de productos artesanos online que resulten rentables con el aprovechamiento de una oferta de productos artesanos de varios productores. Y es que con un solo artesano, el negocio no es rentable, con la oferta de varios, sí.

Lo mejor de todo es que los productos artesanos online, concebido el negocio así, salen al mismo precio como si el cliente lo comprara directamente en la casa del productor. Sin tener que desplazarse, recibiendo, en cambio, el producto directamente en casa. El objetivo ahora mismo de este proyecto emprendedor es seguir ampliando el número de productores artesanos a otras localidades y seguir haciendo negocio. Ése es el reto.