La comunicación comercial a través del correo electrónico es uno de los mecanismos de marketing más utilizado. Los resultados que obtienen las empresas utilizando el email marketing son los más destacados dentro del  mundo publicitario, ocupando el podio en lo que tiene ver con el ROI (Retorno de la Inversión).

Muchos analistas, insinuaron la posibilidad que las nuevas formas de comunicación, liderados por las redes sociales, podrían opacar la utilización del email marketing, pero como muestran los análisis de resultados de las empresas especializadas en email marketing, esta teoría dista mucho de hacerse realidad.

Las ventajas diferenciales que ofrece este sistema de comunicación comercial respecto a las popularizadas formas como Facebook y Twitter (para nombrar dos de los más conocidos) hacen que el mismo sea insustituible por el momento.

La fidelización es uno de los puntos fuertes del email marketing, por tratarse de una relacionamiento de común acuerdo entre el cliente y la empresa, al solicitar el mismo que se le informe de novedades y ofertas que se ofrecen.

Esta íntima relación que potencia la fidelización del cliente permite a la empresa además realizar una segmentación de su base de datos para hacer más efectivo el contenido del mensaje que se dirige a cada tipo de usuario.

Por otro lado, las posibilidades de múltiples formatos que ofrece el email marketing no lo ofrece otro medio, de esta forma una oferta se puede transformar en una invitación a un evento, en un contenido para aumentar suscripciones o para resaltar una noticia.

La medición de los resultados también hace una diferencia positiva a favor de los correos electrónicos comerciales. El control de los clics realizados sobre el correo electrónico, las aperturas que  produjeron los mismos, las bajas de clientes a la suscripción, y el impacto que provocaron, son todos datos que enriquecen el estudio de los resultados obtenidos.

A todo esto agreguemos que en materia de costes, el email marketing es un mecanismo de comunicación comercial accesible a cualquier empresa dado que son bajos los desembolsos a realizar y que no genera costes fijos que luego se puedan convertir en algo improductivo. Se trata de inversión y lectura de resultados.

Al igual que el cine, cuyo arte se creía que iba a desaparecer con la llegada de los vídeos, la televisión e Internet, el email marketing sigue ocupando un lugar insustituible en las campañas publicitarias y no se visualiza a corto plazo que esto cambie.