imagen de cadenas de ADN humano

Todos los avances científicos son siempre importantes pero pocos han tenido tanta influencia como el descubrimiento y comprensión del genoma humano. La genética es una de las ramas de la biología que se dedica a estudiar los genes y la herencia biológica que recibe un individuo por parte de sus progenitores y que se transmite a través de la familia. Para conocer el mapa genético basta con hacerse un análisis genético.

Los genes son importantes porque son los encargados de definir los rasgos físicos y de personalidad de las personas, y son los que determinan el parecido que hay entre padres e hijos.

La genética es una rama de conocimiento que intenta entender los procesos hereditarios de los seres humanos. Este estudio nos facilita el comprender la reproducción y el ciclo celular de los seres vivos, en este caso concreto de los seres humanos.

El material genético de cada persona es el encargado de determinar la mayoría de los rasgos, no sólo los físicos sino también los psicológicos. El ADN es el que se encarga de controlar el funcionamiento y la estructura de cada célula.

Por tanto, la genética es un campo que tiene una estrecha relación con la salud, por ejemplo, la mayoría de los genes llevan la información que se necesita para producir las proteínas. El padre y la madre aportan una carga genética a sus hijos que son almacenados en los genes, es por esto, que si un gen tiene una anomalía, puede causar que se generen proteínas anormales, lo que desencadena en una enfermedad determinada como trastorno hereditario dominante.

Este campo nos ha abierto la posibilidad de investigar acerca de las enfermedades genéticas, por lo que  su estudio nos ha ayudado a que muchas enfermedades no se queden sin curar. Y lo más importante, no se conocería nada del cuerpo humano.

La genética ha avanzado tanto que ha abierto debates sobre temas tan complejos que aún no se pueden resolver.

Patologías genéticas

La mayoría de las enfermedades tienen un componente genético pero la importancia de ese componente varía en cada uno de los casos. Los trastornos en los cuales la genética juega un papel importante se pueden dividir en:

  • Defectos monogenéticos: son los provocados por un defecto en un gen en concreto, y se caracteriza por la manera en que se trasmite en las familias. Algunos de los más comunes son la hemofilia, fibrosis quística, la enfermedad del niño burbuja o la distrofia muscular.
  • Trastornos cromosómicos: es un defecto que se debe a la falta o el exceso de genes contenidos dentro de un cromosoma. Las enfermedades más conocidas por este motivo son el síndrome de down o el síndrome de Turner.
  • Multifactoriales: Son las provocadas por la interacción de algunos genes y factores ambientales. Las enfermedades se dan cuando se dan una serie de factores externos que entran en contacto con los genes. Si esto no se produce, las enfermedades no tienen que darse. Algunos ejemplos son la hipertensión, el cáncer o los accidentes cardiovasculares.

Curiosidades de los genes

  • Cada ser humano tiene dos copias de cada gen: una que procede de la madre y otra que es del padre.
  • Los genes son los que indican a las células cómo deben actuar.
  • Las células son para el cuerpo como los ladrillos para un edificio, es decir, son los cimientos del cuerpo.
  • Los genes se encuentran en estructuras llamadas cromosomas. El cromosoma se encuentra en cada célula del cuerpo. Cada ser humano tiene un total de 46 cromosomas, de los cuales 23 proceden de las madres y los otros 23 del padre.
  • Los cromosomas están compuestos de ADN. El ADN es el código en el que se contienen las instrucciones para los genes.