Con el tiempo las personas han pasado del campo a las ciudades y ahora se está produciendo el paso de las ciudades a pueblos del cinturón de las ciudades. Esto está haciendo que ciudades dormitorio estén aumentando su población.

Causas del éxodo

El primer motivo de este cambio es que el precio de la vivienda de las grandes ciudades se ha disparado, siendo muy difícil poder tener una casa o piso propio. Además, la aparición de los pisos turísticos ha aumentado aún más el precio, siendo también más molesto vivir en estas zonas precisamente por el tránsito de tantas personas de paso.

Otro motivo ha sido las mejoras en estas ciudades dormitorio donde podemos encontrar todo tipo de servicios como un dentista en Alcobendas o un traumatólogo en Pozuelo de Alarcón. El disponer de los mismos servicios que en la gran ciudad y a menor precio también ha facilitado que las personas hayan migrado hacia un poco más lejos.

La mejora del transporte y las vías de comunicación ha influido también en la decisión de mudarse hacia el extrarradio. Un ejemplo es que ahora en poco tiempo podemos pasar de Alcorcón o Leganés a Paseo de Santa María de la cabeza 12, cerca de Atocha, ya sea en vehículo propio, mediante el tren o el metro.

Consecuencias del cambio

Este crecimiento ha traído que mucho de los pueblos del cinturón de las grandes ciudades hayan cambiado de status y han pasado de pueblo a ciudades, viendo incrementado sus servicios y el bienestar de sus habitantes.

No todos los pueblos han sabido adaptarse de la misma manera, algo que se ve claramente en Madrid, donde la zona norte ha acogido a muchas personas de renta alta, lo que les ha permitido dar un doble salto. El triángulo que forma Alcobendas, Majadahonda y Pozuelo de Alcorcón, es donde más renta per cápita hay en toda España. Esto se debe a una mejor adaptación de estos pueblos de esta migración y a las necesidades que venían demandando estas personas.

Este es un proceso que no ha hecho más que empezar. En los próximos años la migración se va a seguir produciendo, y las grandes ciudades, sobre todo las turísticas, va a seguir perdiendo población en función de las ciudades de su cinturón donde la calidad de vida será mayor, los niveles de estrés más bajos y la cantidad de dinero que se necesita es menor.

Compartir
Artículo anteriorEmpresas referentes de cada sector