Cigarrillos electrónicos
 
Los cigarrillos electrónicos son una forma de experimentar las sensaciones de fumar sin los nocivos inconvenientes de los cigarrillos habituales. Pero, como con todo, tienen su ciencia. Estos que siguen son algunos trucos con los que se puede mejorar aún más la experiencia con cigarrillos electrónicos. Cuatro trucos:
 
 
– Truco 1. Bocanadas largas. Las baterías automáticas son las más populares y las preferidas por los usuarios de cigarrillos electrónicos. Pero si lo que se busca es simular una larga bocanada como la que se disfruta fumando cigarrillos convencionales; hay un truco para conseguirlo con la ayuda de baterías de potencia regulable. Y es que, con las automáticas, siempre se produce un tiempo de respuesta que ofrece un ligero retardo que reduce las emisiones en las bocanadas de vapeo. 
 
El truco consiste en mantener el pulsador del botón de potencia de la batería manual durante más tiempo. Si no se dispone de baterías manuales, se puede conseguir el mismo efecto con una batería automática si se intenta primero una o dos bocanadas cortas antes de intentar una más larga y prolongada.
 
– Truco 2. No rellenar de líquido todo el depósito. El proceso de vaporización en el cigarrillo electrónico es básicamente el mismo, tanto si se usa un cartomizador, como si se emplea un atomizador. Una bobina calienta el líquido para producir vapor. El calor residual del proceso genera, a su vez, una nueva presión que empuja a salir más líquido que vaporizar desde el depósito.
 
Saturación
 
El problema surge cuando se produce una saturación del sistema y se añade más líquido manera de regularlo. Más líquido significa también menos aire capaz de fluir a través del cartomizador o del atomizador. El resultado es fácil de imaginar, las bocanadas de vapor son cada vez más reducidas. 
 
Es más, si se oye un gorgoteo en el dispositivo es señal de que hay demasiado líquido fluyendo. Entonces la experiencia del vapeo no será satisfactoria. Para resolver esta cuestión, se recomienda no rellenar al máximo el depósito. Ese es el truco.
 
– Truco 3. Proporciones de glicerina. Todos los líquidos de los cigarrillos electrónicos tienen una misma base, todos usan, o bien propilenglicol, o bien glicerina, o bien una mezcla de ambas sustancias. 
 
Ambos líquidos ayudan a estabilizar los sabores añadidos y a producir el efecto de humo cuando se vaporiza. Pero ahí, acaban las similitudes. Las proporciones de glicerina vegetal que ofrecen unos fabricantes y otros pueden afectar a la producción de vapor. No es lo mismo un 10% de glicerina que un 20% en la composición del e-líquido. Es conveniente, por tanto, que estudie qué proporción o qué preparado de marca puede resultar más estimulante. Puede encontrar diferentes y diferenciadas proporciones de glicerina en los consumibles que ofrece el portal Parafumadores.
 
– Truco 4. ¿Atomizadores o cartomizadores?. Algunos usuarios prefieren atomizadores al uso de cartomizadores en la creencia de que cualquier elemento añadido que se interponga en el dispositivo puede restar el volumen de vapor que llega a la boca. 
 
Es cierto, pero también lo es que si se usa un atomizador con un cartucho desechable, la cantidad de vapor que llega se verá igualmente disminuida. Y es que los cartuchos desechables se fabrican con un tipo de espuma saturada, densa, que puede impedir que el vapor llegue fácilmente a la boca. En cambio, si se usa un dispositivo de goteo en lugar de un cartucho desechable, se conseguirán esas bocanadas de vapor tan buscadas en la experiencia de vapear con cigarrillos electrónicos.